PNUD manifiesta preocupación por el posible impacto del zika en el desarrollo

03-feb-2016

La fumigación de mosquitos es clave para un control efectivo. Foto: PNUD

Nueva York - El PNUD está dispuesto a unirse a una respuesta internacional, dirigida por la Organización Mundial de la Salud, a un brote de microcefalia y otras anomalías neurológicas graves que pueden estar asociadas con el virus zika.  

"La constante propagación del virus zika es motivo de gran preocupación, sobre todo por el impacto que está teniendo en las personas, las familias y las comunidades y también por el potencial efecto que puede tener en el desarrollo humano", dijo Helen Clark, Administradora del PNUD.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado emergencia de salud pública de importancia internacional.  

El zika es transmitido por el mismo mosquito portador de los virus del chikungunya, dengue y fiebre amarilla, y está presente en gran parte de las Américas, África y Asia. El zika inicialmente fue definido como una enfermedad leve, pero el vínculo sospechoso con más de 4.000 casos de niños nacidos con defectos congénitos, sólo en Brasil, es alarmante.

"Una de las maneras más eficaces para controlar la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos es, por supuesto, el control de los mosquitos que las propagan", dijo Helen Clark.

"El control efectivo de mosquitos va más allá del sector salud e incluye trabajar en mejores sistemas de saneamiento y de condiciones de vida, promoción de prácticas agrícolas más seguras, y hacer frente a las barreras de acceso a los servicios de salud. Como estrategias a largo plazo, avanzar hacia la igualdad de género, la mejora de la educación, y hacer frente a la degradación del medio ambiente, será fundamental".

El análisis de políticas públicas puede determinar los niveles de vulnerabilidad que inciden en problemas como la agricultura urbana, la vivienda, la desigualdad de género y las prácticas educativas. El PNUD está dispuesto a apoyar y atender la petición de los gobiernos y puede compartir la experiencia desde un enfoque multisectorial que facilite el combate a todas las amenazas a la salud de las personas.

A través de una alianza con el Fondo Mundial, el PNUD administra los programas de malaria en nueve países, y también tiene fuertes alianzas con los principales organismos técnicos de salud,  rganizaciones regionales y la sociedad civil.  

El PNUD también puede ayudar en la coordinación de la respuesta comunitaria, en el fortalecimiento de las cadenas de suministro de productos de salud como mosquiteros, y en la coordinación de las agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas.  

Después de haber jugado un papel clave en la lucha contra el ébola en África Occidental (el año pasado) el PNUD tiene una valiosa experiencia en la respuesta a emergencias de salud pública.

 

Información de contacto

Adam Cathro, Especialista en Comunicaciones, UNDP, +1 212 906 5326, adam.cathro@undp.org.